18/11/08

Golpe bajo sentimental

Épocas felices. Cantina "Genarino", en La Boca.
Grupo de estudiantes de Medicina de la Universidad del Salvador

De arriba a abajo: El Negro Martinez, Leopoldo Aón, Carlitos Guma
Silvia Guaita (de espaldas), Federico Coló, el Flaco Daponte, Manolo De Nóbili, yo (el de sueter oscuro), El Loco Villani
Tuti Heinen, Dianti, González Santos



La virtualidad de Internet y sus recursos (Messenger, Facebook, Emails, Blogs, etc.), me ha permitido últimamente reencontrarme con compañeros y amigos a los que hacía siglos que les había perdido el rastro, como el caso de Fernando Insausti, un compañero del secundario de Mar del Plata, que se alegró por el reencuentro entre otras cosas, porque ahora tendrá la posibilidad de devolverme un libro de Biología que le había prestado... ¡Hace casi cuarenta años!
:-)
También encontré de esa época a Jorge Van de Griendt, y más atrás aún, del primario, a Norberto Carenzo, a través de su hijo Emiliano, que está en Facebook (Emiliano me dijo que su papá está en la edad de piedra, y descree que ingrese al mundo de Internet)
:-)

Hasta ahí, todo bien...
Pero llegó este Email de Miguel Angel Faisal, con quien compartimos intensos momentos de nuestra juventud en la Universidad del Salvador, en épocas difíciles (me pregunto cuándo no hubo épocas que no fueran difíciles en Argentina), y fue un golpe bajo para los sentimientos.

Con él y un grupo de chicos y chicas, creamos el CEMUS (Centro de Estudiantes de Medicina de la Universidad del Salvador). En esa época teníamos nuestra pinta, y a él, que era el vicepresidente del Centro, le apodaban "el picaflor". En esa época logramos el funcionamiento horizontal de la Facultad, con un Concejo integrado además de sus autoridades tradicionales, por profesores y también por alumnos.
También logramos algunas modificaciones positivas en el Plan de Estudios (en realidad luchábamos por una mejor educación, para llegar a ser mejores médicos, más allá de las banderías políticas, y también teníamos a nuestro candidato para Decano, el excelente (como persona y como profesional) Dr. Julio César Ortiz de Zárate, que gracias a unos de los movimientos estudiantiles que protagonizamos, llegó a ser Decano, para beneficio de todos.

Aquí la carta de Miguel, que de veras, me hizo lagrimear:




Betto, me acabo de reencontrar contigo, vía mail, luego de muchos, muchos, verdaderamente muchos años después de haber compartido nuestras luchas revindicatorias a nivel universitario desde nuestra trinchera del CEMUS, heredero del CELS, donde ocupábamos con un indisimulable orgullo nuestros cargos dirigenciales.
La Facultad de Medicina de la Universidad del Salvador, allá por los comienzos de los agitados '70, fue testigo de nuestras movilizaciones y porque no, nuestras batallas.
El enemigo a doblegar por aquel entonces era el jesuita de apellido Fiorito, integrante a su vez de la familia propietaria del entonces Banco de Quilmes, y lo que él representaba. Son tantas y tan intensas las vivencias que fluyen en mí en este preciso momento, que lo único que logro es encontrarme ante un cuello de botella producto de las ideas, los recuerdos y las pasiones que a duras penas dejan pasar con total transparencia, el lema que era nuestro caballito de batalla por ese entonces: "Por la REFUNDACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DEL SALVADOR, Y NO SU REFUNDICIÓN !! ...".
Y en pos de esto nos animamos a cortar la Av. Callao en su intersección con Lavalle (cual fieles precursores de los actuales piqueteros pero sin la doble intención de sacar otro rédito que no sea el reconocimiento de nuestros derechos a estudiar dignamente y sin ningún tipo de prebendas), llamar a los medios de la época y tomar todo un fin de semana las instalaciones de la Institución.
Que épocas !! ...

Pero a la luz de ese pasado y transcurriendo este presente, me doy cuenta, repasando rápidamente todo el material que tenés publicado en la Web, que la Carrera de Medicina debe haber sido para vos como una especie de ajustado corset, que de todas maneras no pudo evitar, y de hecho no lo hizo, que explotara en vos toda esa genialidad que llevás contigo en tu interior y que trasciende el límite de un título universitario para regar otras áreas del conocimiento, de la cultural y de todo lo que hace al SER HUMANO.
Te digo con total sinceridad que me siento orgulloso de haber compartido una parte, no menor, de mi vida con alguien como vos.
Con todo mi afecto y el deseo de reencontrarme muy pronto con mi Amigo, me voy a despedir con unas frases publicadas por vos acá mismo, que suenan a gritos de guerra ...

¡Vamos Betto Todavía!


¡Garra Melograno!

¡Hasta la Victoria Siempre!

Miguel, tu Vice, tu Amigo, "el picaflor".

2 comentarios:

Iris Fernández dijo...

Impresionante!
Así que también creaste un centro de estudiantes... yo también!! (con Gonzalo, el centro del profesorado donde estudiamos).
Como siempre, más cosas en común en nuestra inquieta historia.
Qué emocionante reencuentro!!

Graciela dijo...

Hola Alberto
Me llamo Graciela, soy de La Plata y quiero enviarte una receta natural que esta tomando mi suegra y mi padrino. Igual, por supuesto, no dejan el tratamiento médico, pero los médicos están sorprendidos por la recuperación de ellos. Un fuerte abrazo.

Graciela
radioescucha01@hotmail.com

Franciscano cura el Cáncer



Una sencilla receta basándose en sábila, preparada por un SACERDOTE FRANCISCANO, que no se opone a revelarla, causa revuelo en las montañas de Judea. "No es un milagro, tú puedes curar el cáncer y otras enfermedades".



Remedio Natural contra el Cáncer



Queridos Amigos, Amigas, Hermanos y Hermanas:

Lo que van a leer a continuación, salió publicado en el periódico Listin Diario, de Santo Domingo, hace un mes atrás. En verdad les digo que al leerlo no creía mucho en lo que me decía el artículo. Este remedio se le debe a un Fraile Franciscano, que lo llaman, en Belén (Brasíl), Fray Romano, de origen brasileño. Actual maestro del seminario de Belén. Su fama a través de toda Judea se va extendiendo y como el expresa: Yo curo el cáncer y cualquier persona puede hacerlo, sin hacer milagros, simplemente aplicando los productos que produce la madre naturaleza.



Antes de darles la receta, quiero decirles mi experiencia sobre la Bendita Receta. Tengo conocimiento de varias personas que se han curado, después de beber el brebaje, a las cuales les daban menos de un mes de vida, por el padecimiento de diferentes tipos de cánceres terminales.



Luego del conocimiento de las virtudes de este medicamento totalmente natural, me he propuesto hacerlo circular, por esta vía, para que cualquier persona que tenga un pariente, amigo relacionado con esta terrible enfermedad, prepare la receta y se lo de a tomar. Ya verán el resultado a la semana de estar tomándolo se los aseguro, es algo que trabaja rápidamente.



La Receta es:



1/2 Kilo ó Litro de Miel Pura de Abejas (debe ser verdadera miel de Abejas)

Dos (2) hojas grandes o tres (3) pequeñas de la planta llamada Sábila (en otros paises se conoce como ALOE).

Tres (3) cucharadas de coñac, whisky, tequila ó aguardiente(esto se usa como dilatador).



Se le quita el polvo y las espinas a la hoja de Sábila, se cortan éstas en pequeños trozos, luego se introducen todos lo elementos, antes citados, en una batidora electrica ó licuadora. Se bate hasta que se vea que se forma una pasta viscosa. Ya está lista para tomar. Se puede dejar fuera de la nevera o ponerse en el refrigerador, al gusto de cada cual. NO DEBE QUITARLE LA CASCARA A LA SABILA NI COLAR EL REMEDIO.



Fray Romano dice que debe tomarse una cucharada grande, tres (3) veces al día, quince (15) minutos antes de cada comida. Esto debe hacerse por diéz (10) días seguidos.



Fray Romano aconseja agitar el frasco antes de cada toma. Advierte que si después de haber tomado la bebida salen abcesos en la piel, esto es buen síntoma. Continúa diciendo que si después de la primera toma no se han obtenido los resultado deseados, repetir después de haberse hecho los exámenes pertinentes a ver si el tumor no ha cedido, beber cuatro (4) veces más hasta la curación total.



Desde hace seis (6) años que el fraile está usando esta receta, gratuita, con optimos resultados. Ha curado a varias decenas de personas en Belén y sus alrededores. El dice que no solo cura el cáncer sino que también lo previene. Cura el cáncer de la piel, cerebro, pulmón, prostata, leucemia, etc., etc....

También cuenta que últimamente a curado a una religiosa Italiana de 29 años, enferma de esclerosis. El que desee un testimonio de uno que estaba desahuciado de cáncer pulmonar, puede contactar al señor Fausto Pimentel, en Santo Domingo Republica Dominicana al teléfono (809) 247-2316. Este señor es el que publicó lo que he contado mas arriba, como agradecimiento a la vida por haberse curado. Sólo le daban pocos días de vida. Por mi parte, como dije anteriormente, tengo testimonios de otras personas que también se han curado al igual que el Sr. Pimentel.